Para la ONU los planes climáticos siguen siendo insuficientes y se necesitan medidas más ambiciosas

27.10.2022 | COP Cambio Climático

Un nuevo informe de ONU Cambio Climático muestra que los países están cambiando el sentido de la curva de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero hacia abajo, pero subraya que estos esfuerzos siguen siendo insuficientes para limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 grados centígrados para finales de siglo.


Según el informe, las promesas climáticas combinadas de 193 Partes en el marco del Acuerdo de París podrían situar al mundo en la senda de unos 2,5 grados centígrados de calentamiento para finales de siglo.

Además, también muestra que los compromisos actuales aumentarán las emisiones en un 10,6 % para 2030, en comparación con los niveles de 2010. Se trata de una mejora con respecto a la evaluación del año pasado, según la cual los países iban a aumentar las emisiones en un 13,7 % para 2030, en comparación con los niveles de 2010.

La publicación también muestra que los compromisos actuales reducirán las emisiones en un 0,3 % para 2030, en comparación con los niveles de 2019. Esto contrasta con el informe de síntesis del año pasado, que mostraba que las emisiones proyectadas seguirían aumentando después de 2030. Sin embargo, si bien las emisiones ya no aumentan después de 2030, todavía no muestran la rápida tendencia a la baja que la ciencia considera necesaria en esta década.

"La tendencia a la baja de las emisiones prevista para 2030 muestra que los países han hecho algunos progresos este año", dijo Simon Stiell, Secretario Ejecutivo de ONU Cambio Climático. "Pero la ciencia es clara y también lo son nuestros objetivos climáticos en el marco del Acuerdo de París. Todavía no estamos ni cerca de la escala y el ritmo de las reducciones de emisiones necesarias para ponernos en camino hacia un mundo de 1,5 grados centígrados. Para mantener vivo este objetivo, los gobiernos nacionales deben reforzar sus planes de acción climática ahora y aplicarlos en los próximos ocho años”.

ONU Cambio Climático analizó los planes de acción climática, conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional (o NDC por sus siglas en inglés), de 193 Partes del Acuerdo de París, incluyendo 24 NDC actualizadas o nuevas presentadas después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow (COP26) hasta el 23 de septiembre de 2022. En conjunto, los planes cubren el 94,9 % del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en 2019.

"En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Glasgow el año pasado, todos los países acordaron revisar y reforzar sus planes climáticos", dijo Stiell. "El hecho de que sólo se hayan presentado 24 planes climáticos nuevos o actualizados desde la COP26 es decepcionante. Las decisiones y acciones de los gobiernos deben reflejar el nivel de urgencia, la gravedad de las amenazas a las que nos enfrentamos y el poco tiempo que nos queda para evitar las devastadoras consecuencias de un cambio climático galopante”.

Este es el segundo informe de ONU Cambio Climático, que proporciona una actualización crítica del informe inicial de síntesis de las NDC del año pasado. Si bien las conclusiones generales del informe son duras, hay destellos de esperanza.

La mayoría de las Partes que han presentado contribuciones determinadas a nivel nacional nuevas o actualizadas han reforzado su compromiso de reducir o limitar las emisiones de gases de efecto invernadero para 2025 y/o 2030, demostrando así una mayor ambición a la hora de abordar el cambio climático.

Un segundo informe de ONU Cambio Climático acerca de las estrategias de desarrollo a largo plazo con bajas emisiones examinó los planes de los países para la transición hacia las emisiones netas cero a mediados de siglo o alrededor de esa fecha. El informe indica que las emisiones de gases de efecto invernadero de estos países podrían ser aproximadamente un 68 % más bajas en 2050 que en 2019, si todas las estrategias a largo plazo se aplican plenamente a tiempo.

Las estrategias a largo plazo actuales (que representan a 62 Partes del Acuerdo de París) representan el 83 % del PIB mundial, el 47 % de la población mundial en 2019 y alrededor del 69 % del consumo total de energía en 2019. Se trata de una fuerte señal de que el mundo está empezando a aspirar a las emisiones netas cero.

El informe señala, sin embargo, que muchos de los objetivos de reducción a cero siguen siendo inciertos y posponen al futuro acciones críticas que deben llevarse a cabo ahora. Se necesita urgentemente una acción climática ambiciosa antes de 2030 para alcanzar los objetivos a largo plazo del Acuerdo de París.

Stiell insta a los gobiernos nacionales a que acudan a la COP27 para mostrar cómo van a poner en práctica el Acuerdo de París en sus países de origen a través de la legislación, las políticas y los programas, así como cómo van a cooperar y proporcionar apoyo para la aplicación. También pide a los países que avancen en la COP27 en cuatro áreas prioritarias: mitigación, adaptación, pérdidas y daños, y financiamiento.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) se celebrará en Sharm el Sheij (Egipto) del 6 al 18 de noviembre de este año.

Añadir nuevo comentario