ComunicarSe estará presente en la COP26 en Glasgow

20.07.2021 | COP26

Luego de más de un año de suspensión de las negociaciones climáticas, vuelve a ponerse en escena la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP26) que se realizará de forma presencial en Glasgow, Escocia, entre el 31 de octubre al 1 de noviembre. ComunicarSe ya fue confirmado para participar como medio acreditado, como lo viene haciendo desde 2015 en la COP21.


Esta nueva edición de la COP trae consigo varias deudas de las conferencias pasadas, quedando por definirse la aprobación del “Libro de Reglas” del Acuerdo de París, en particular los temas pendientes como: el Artículo 6 sobre Mercados de Carbono; los asuntos de transparencia en el cumplimiento de los compromisos; el financiamiento de las medidas de mitigación y adaptación; y los reclamos de los países insulares para incluir el tema de pérdidas y daños en el financiamiento.

Superar la crisis de COVID-19 y garantizar una recuperación económica rápida y equitativa son algunos de los desafíos que se conversarán en esta conferencia. Asimismo, será crucial lograr compromisos y metas de emisiones para la carbono neutralidad para mediados de siglo. En este sentido, el Informe especial de 2018 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) advirtió que las emisiones globales deben caer a cero (neto) para 2050 para tener la oportunidad de evitar los impactos más catastróficos del cambio climático.
 

La ambición corporativa hacia la “Carbono Neutralidad” (Net Zero)

En este contexto, el sector privado moviliza desde 2020 la campaña “Race to Zero” que busca impulsar el cambio hacia una economía descarbonizada o cero emisiones para 2050. La campaña, bajo la dirección de los Champions Climáticos de Alto Nivel de la ONU para el Reino Unido y Chile, está estrechamente vinculada con la Alianza de Ambición Climática, que fue lanzada para alcanzar a los gobiernos en la COP25 de 2019.

Race to Zero ha logrado, hasta el momento, movilizar a 3,067 empresas, 173 de los mayores inversores, 622 instituciones de educación superior, 733 ciudades, y 31 regiones. En conjunto, estos actores cubren casi el 25% de las emisiones globales de CO2 y más del 50% del PIB. Cada uno de ellos se ha comprometido a lograr ser cero emisiones de carbono neto para 2050 a más tardar, enviando una sonora señal a los gobiernos de que un futuro descarbonizado no solo posible sino una prioridad urgente.

Gonzalo Muñoz, Champion de la COP25, indicó que se buscará que esta campaña sume diez veces más actores no estatales de cara a la COP26 y que a diferencia de otras campañas tendrá una evaluación anual de progreso y un criterio mínimo para participar diseñado bajo el liderazgo de la Universidad de Oxford. En una entrevista, Thomas Hale, profesor asociado de Política pública global en la Universidad de Oxford, indicó que la universidad liderará un proceso que garantice que los miembros de la campaña mantengan el nivel de ambición que requiere el Acuerdo de París y para ello se realizará una revisión anual a los miembros para que demuestren que están cumpliendo y mejorando sus compromisos. Se trata de la primera campaña de Naciones Unidas que cuenta con un criterio riguroso de evaluación con expertos definiendo quién ingresa y cómo se mantiene como miembro.
 

Las deudas pendientes

Todavía son muchas las críticas por el ritmo en el cumplimiento de estos compromisos de descarbonización. Por un lado, el  PwC Net Zero Index que indicó que para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de 1,5°C el mundo necesita un esfuerzo de descarbonización más de cinco veces mayor que el de 2019 y siete veces mayor que el promedio histórico.

Por otra parte, los pedidos de organizaciones como CDP y SBTi viene por el lado de mejorar la medición y gestión de las emisiones de carbono. En este sentido, la iniciativa Science Based Targets (SBTi) inició en 2021 el desarrollo del primer estándar global para que el sector corporativo establezca objetivos de reducción de emisiones basados en la ciencia, a fin de garantizar que los mismos se traduzcan en acciones concretas a más tardar en 2050.

También se hace urgente avanzar en la medición de emisiones del alcance 2 y 3, vinculadas a la cadena de valor, que es dónde están los mayores desafíos según CDP. En 2020, una nueva investigación del Foro Económico Mundial muestra cómo abordar las emisiones de la cadena de suministro puede cambiar las reglas del juego en la lucha global contra el cambio climático.
 

El Sector financiero se vuelve protagonista

El mundo financiero viene hace ya un par de años haciendo públicos sus compromisos climáticos, por ejemplo en la COP25 se presentó la Alianza Climate Action 100+, con más de 370 inversores cuyos activos gestionados superaban los 35 billones de dólares.

Pese a la pandemia, las finanzas sostenibles mostraron pasar la prueba. Según datos publicados por BlackRock, MSCI y otros, se demostró el mejor desempeño relativo de fondos sostenibles comparados con sus pares que no incluyen consideraciones de sostenibilidad. Asimismo, el 2020 estuvo marcado por los avances en los compromisos privados con las finanzas sostenibles. Se notó una mayor relevancia a los temas Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG) en las agendas públicas del sector latinoamericano. Cada vez más inversionistas de la región se suman a gestionar el cambio climático en sus carteras y a ser favorables a prácticas de inversión responsable. Siendo el 2020 definido por representantes del PRI en Latinoamérica como “el año de expansión de la inversión responsable en la región”. Es más, PRI ha puesto en el centro de su Plan regional 2021-2024 la gestión del cambio climático como uno de los pilares estratégicos, lanzando el 15 de julio una Iniciativa por la acción climática.

Añadir nuevo comentario